La atención sanitaria depende de los ánimos gremiales

Política y Gremiales 21 de marzo de 2016
La salud en jaque-Los trabajadores nucleados en ATSA Ushuaia resolvieron rechazar el acuerdo del sector de Río Grande con el Gobierno de abrir al diálogo. Por su parte, SIPROSA acusa al Gobierno de tener una postura “intransigente” por no acceder a la derogación de las leyes de reforma previsional. Mientras tanto la atención en los hospitales y centros de salud continúa paralizado, a la espera de un actitud flexible de parte de las entidades gremiales o del Gobierno.
marcha12

ATSA en Río Grande suspendió las medidas de fuerza por 10 días, abriendo las negociaciones con el Ejecutivo, lo que llevo el rechazo de ATSA Ushuaia y calificándolo como una “traición”. La decisión tomada en asamblea abre un período de tregua con el Gobierno para comenzar a debatir la problemática sectorial, paritarias, negociación salarial y reforma previsional.

Al contrario de la actitud de Río Grande, SIPROSA y ATSA Ushuaia continúan reclamando la suspensión de la aplicación de las leyes de reforma jubilatoria y la conformación de un espacio de dialogo plural entre las partes intervinientes. “Desde el sector de Salud, todos los trabajadores del Hospital Regional Ushuaia, independientemente al sector al que pertenezcan, volvimos a este corte para decir que, unánimemente, hemos decidido seguir en la lucha, mantener el corte, ratificar el acuerdo de unidad entre trabajadores y repudiar la traición por parte de los dirigentes de ATSA Río Grande”, dijo Jorge Saravia, Secretario General Adjunto de ATSA, en la asamblea de hoy al mediodía.

En Ushuaia el gremio de profesionales de la salud a través de un comunicado firmado por su secretario general, Rubén Zapponi, desmintió que se haya llegado a un acuerdo con el sector en general. “Ningún representante de nuestro sindicato ha mantenido reunión alguna ni ha expresado ningún compromiso que no sea el de mantener el reclamo llevado a cabo conjuntamente con los compañeros trabajadores estatales y municipales desde el inicio del conflicto. Nuestras medidas de fuerza continúan”, sostiene el gremio.

En este marco de idas y vueltas, de actitudes rígidas,se mantienen las medidas sindicales implementadas: atención solo de urgencias y suspensión de actividades programadas, tanto en hospitales como en centros de salud de la provincia. También hay que agregar la preocupación del Colegio de Farmacéuticos  por el  eminente faltante de medicamentos debido a que la distribución vía terrestre se encuentra afectada por el piquete en el acceso a la ciudad.