Lo que no se entiende con la pregunta: "¿estás a favor del aborto?"

Perspectiva de Género 05/03/2018 Por
La organización feminista de Tierra del Fuego "La Hoguera" sentó postura sobre la discusión vinculada con la legalización del aborto.
aborto pañuelazo

A continuación el comunicado donde se apunta a aclarar ciertas cuestiones que se difunden erróneamente y entorpecen un debate serio y profundo que se debe toda la sociedad argentina:

Hablemos de aborto, hablemos de desigualdad

Desde Ushuaia, nuestra organización feminista La Hoguera, integrante de Socorristas en Red y de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, nos sumamos al grito nacional de miles de mujeres que exigen el inmediato tratamiento del proyecto que busca legalizar la interrupción voluntaria del embarazo, que ingresa al Congreso de la Nación por 7ma vez.

Queremos dejar claro que la pregunta “¿estás a favor del aborto?” no es válida y entorpece el debate. En Argentina, se estima que alrededor de 500 mil mujeres abortan por año. Las mujeres abortan, estés a favor o en contra. Muchas de esas intervenciones se hacen en condiciones poco seguras y eso produce que muera un 17 por ciento del total de muertes maternas durante el período 2014-2016. En nuestro país implica la muerte de 47 mujeres por año. 47 historias que terminaron. Que sepan todos, que son las pobres las que mueren, porque las ricas también abortan, pero lo hacen en clínicas privadas que lucran con el secreto. Porque el silencio de la vergüenza de las ricas, lo pagan las pobres con la vida en la clandestinidad. Cada una de esas muertes, son femicidios del Estado. De un Estado cobarde que viene eludiendo este tema por años. ¡Ni una mujer muerta más por abortos clandestinos! Y que quede bien clarito, que cuando hablamos del Estado, nos referimos también a los legisladores que esquivan la discusión y a los jueces que criminalizan a las mujeres por abortar. Entonces la pregunta correcta es: ¿Estás a favor de que las mujeres pobres sigan muriendo por abortos no seguros?

Vamos a hablar de lo que sucede en nuestro territorio, ya que no escapa a esa realidad. Vale la pena mencionar que Tierra del Fuego AIAS es una de las 9 provincias adheridas al protocolo de Interrupción Legal del Embarazo, a través de la resolución ministerial N°392 de 2012. Sin embargo, el acceso al Protocolo de atención de abortos no punibles no es fácil, primero porque la difusión de esta posibilidad que brinda el Estado en casi nula, segundo porque la moral se disfraza de burócrata y las trabas administrativas se vuelven escalones imposibles de subir. El acceso a este protocolo es un derecho y creemos firmemente que el Estado no puede hacer “un como si”, debe garantizar que este procedimiento se cumpla acorde a la jurisprudencia establecida por el fallo FAL.

Hoy, el acceso a la pastilla hormonal de emergencia -conocida como “píldora del día después”- también es una garantía que debe brindar el Estado. Pero, recordemos que durante el año 2007, Dr. Julián de Martino quien se desempeñaba como titular de la Defensa Pública solicitó la prohibición de la entrega de la “pastilla del día después”. Esto derivó en un proceso judicial que cercenó durante 4 años los derechos reproductivos y sexuales de todas las mujeres de de la capital fueguina. Muchas de las farmacias de Ushuaia dejaron de vender este anticonceptivo de emergencia por esa razón. Y en la actualidad muchos farmacéuticos insisten en que la pastilla continúa judicializada.

Las mujeres fueguinas son criminalizadas por la Justicia por abortos clandestinos. Desde La Hoguera, podemos dar cuenta de por los menos tres casos. En un informe del CELS del año pasado titulado “Acceso desigualitario al aborto legal y criminalización selectiva”, incorporaron uno de los casos que llevó adelante el área legal de nuestra organización para dar cuenta de la criminalización selectiva hacia las mujeres por situación de aborto: “Natalia, de Tierra del Fuego, fue víctima de violencia intrafamiliar durante años. Quedó embarazada como consecuencia de actos de violencia sexual por parte de su pareja. Si bien su caso se encuadraba dentro de la causal violación, se sometió a un aborto en el circuito clandestino, por temor a la persecución penal. Por este hecho enfrentó un proceso penal durante seis años hasta su absolución, en 2015.”

Y vamos a agregar algo más a todo esto. Nosotras queremos que el aborto sea legal, seguro, gratuito y LIBRE. Que se entienda bien: no hay aborto sin embarazo, y como el embarazo no siempre es fruto de la libertad, la mujer que aborta no es libre. La mujer que toma esa decisión lo hace motorizada por un embarazo que no buscó y -hoy por hoy- el Estado la abandona en esa decisión y hasta la contradice obligándola a continuar con lo que no desea. Cuando decimos que queremos que sea libre, entendemos que el aborto es una práctica -como muchas otras-, por lo tanto el/la profesional tiene la obligación de informar a la mujer las diferentes posibilidades que tiene para llevarlo a cabo, y así retomar la libertad de decidir sobre su cuerpo.

En este sentido recordamos que desde La Hoguera, militamos desde nuestro origen la línea de parto respectado, en donde la mujer es la protagonista de su proceso biológico y nos topamos -en muchas oportunidades- con que el sistema de la salud pone a la mujer en lugar de mera espectadora, violentando su derecho a decidir como traer un niño o una niña a este mundo. Por eso nos preguntamos si esa misma institución que ejerce violencia obstétrica, puede ser pensada como la idónea del aborto legal. El aborto seguro no es solo el que se realiza en el hospital y eso lo prueban los 3799 abortos medicamentosos que acompañaron las Socorristas en Red durante 2016. Como las posibilidades son muchas, creemos que es necesario pensar estrategias que garanticen acceso real y que impidan que las mujeres se conviertan en acatadoras de decisiones de las médicas y los médicos. A esto nos referimos cuando decimos que queremos que el aborto sea LIBRE.

No tenemos más tiempo. El Congreso tiene la obligación de abordar el proyecto de regulación del aborto, porque si la cosa sigue así, este año morirán 47 mujeres más, esas vidas están en las manos de los legisladores nacionales. Nuevamente serán las más pobres las que formen parte de ese trágico número. Por eso vale la pena repetir la pregunta ¿Estás a favor de que las mujeres pobres sigan muriendo por abortos no seguros? Pensalo. Pensalo bien.

¡Educación sexual para decidir, Anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir!

Te puede interesar