Entrevista al científico Antonio Dell’Osa

En el marco del Día del Investigador Científico, el Ing. biomédico Antonio Dell’Osa (UNTDF/CONICET) contó su experiencia desde el viejo continente al ganar una beca del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Cooperación Internacional (MAECI) de Italia.
unnamed

En el marco del Día del Investigador Científico, Antonio Dell’Osa, Profesor Adjunto del Instituto de Desarrollo Económico e Innovación (IDEI) de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego Antártida e Islas del Atlántico Sur (UNTDF) cuenta su experiencia como joven investigador científico. El Ing. Dell’Osa se encuentra en este período en Italia desarrollando tareas de investigación conexas a su tesis doctoral: “Detección de fracturas de oseas mediante bioimpedancia”.

El Ingeniero Biomédico, becario CONICET/UNTDF, realiza una estadía de investigación en la Región Italiana de Cerdeña en la Universidad de Cagliari, en el Hospital Universitario “San Giovanni di Dio” y en la spin-off universitaria 2C Technologies. El objetivo de este proyecto en co-tutela es estudiar las bases científicas y tecnológicas para el desarrollo de un dispositivo portátil útil a la detección de lesiones óseas. Tal dispositivo permitiría por ejemplo mejorar los primeros auxilios a personas accidentadas en zonas montañosas o aisladas.

Esta beca es resultado de las colaboraciones surgidas durante el Primer Foro Científico-Tecnológico Italo-Argentino sobre Energía, Ambiente y Bio-Economía IT-AR ENABIO celebrado en marzo/2018 en Ushuaia, el cual fue organizado por el Gobierno de la Provincia de Tierra del Fuego, la Embajada de Italia en Buenos Aires, el Consulado General de Italia en Bahía Blanca y la UNTDF.

El Ing. Dell’Osa se presentó a una convocatoria para seleccionar estudiantes de grado y postgrado extranjeros e italianos residentes fuera del territorio italiano, resultando beneficiado con una beca en la categoría “Proyectos de investigación en co-tutela”.

- ¿En qué consiste tu desarrollo de proyecto?

A.D: Se trata de la aplicación de una tecnología alternativa a los rayos X a un dispositivo que, pudiendo conectarse a través de un celular, permitiese medir ciertos parámetros eléctricos de los huesos, para poder así determinar la presencia, o no, de una fractura ósea y elaborar un veloz diagnóstico no invasivo.

- ¿Qué innovación incorpora?
A.D: En la actualidad, una fractura ósea se diagnostica por observación clínica y por la visualización de una imagen interna del cuerpo humano como es una radiografía. La novedad en este proyecto es hacer la diagnosis sin generar una imagen, en especial una de rayos X. Lo que se propone en alternativa es medir datos del cuerpo humano que indiquen variaciones en la estructura del hueso, específicamente medir la bioimpedancia. Esta clase de tecnología es notoriamente más económica con la posibilidad de ser implementada en dispositivos portátiles de tamaño apenas más grande que un smartphone.

¿Cómo es tu trabajo en Italia?
A.D: Lo habitual es adquirir datos en fantomas (NdeR: es una construcción con hueso animal y gel balístico que simula una construcción simplificada de una extremidad) o de cualquiera individuo del grupo de trabajo, procesarlos para correlacionarlos con funciones fisiológicas o estructuras anatómicas del cuerpo humano, discutir del tema y luego plasmarlo, sea en un trabajo científico o en conclusiones para modificar las mediciones, el prototipo o –simplemente- ‘barajar’ de nuevo. También surgen reuniones con colegas, médicos e ingenieros entre otros, visitas y reuniones a otros centros de investigación (NdeR: estuvimos con el director y otros investigadores del IMC/CNR, que es un instituto sardo similar al CADIC, pero a escala europea) y tomar cursos para continuar con la formación de posgrado.

¿Qué exige la beca?
A.D: En el momento de la convocatoria: se exige incluir en la propuesta la hipótesis de desarrollo de un proyecto concreto con una institución italiana y luego que el investigador, el tutor y el proyecto de investigación sean superadores respecto a las otras postulaciones. Alcanzada la beca, se traza un plan de trabajo que se intenta cumplir: frecuentemente cuando se investiga en tecnología aplicada a la salud humana, poder plantearse tiempos y objetivos que se cumplan con exactitud no es simple, de hecho, es usual que se presenten imprevistos que modifiquen tiempos y objetivos, independientemente de que uno trate de respetar los previstos inicialmente.

Te puede interesar