Ataque de Odio: Para Franco Torchia sucedió "en función de una sociedad lesboodiante"

El periodista especializado en diversidad sexual opinó sobre el caso de lesboodio sucedido en Barracas, por el cual tres mujeres fallecieron y una se encuentra gravemente herida. Así también cargó con los discursos de odio con un Gobierno nacional que los habilita hacia la comunidad LGTB+.

Perspectiva de Género 14 de mayo de 2024 Bandera Fueguina Bandera Fueguina
lesbicidio2
Torchia criticó que el Gobierno Nacional observa el caso "como un crimen mas"

Un ataque lesboodiante se produjo el lunes pasado por la madrugada en una pensión ubicada en la calle Olavarría 1621, en Buenos Aires, cuando Fernando Barrientos, un inquilino que venía hostigando desde hace tiempo a las mujeres por su orientación sexual, a las que se refería como “engendros”, “tortas” y “gordas sucias”, incendió la habitación donde dormían. 

Andrea Amarante falleció este lunes tras permanecer días internada con la mayor parte de su cuerpo quemado. Se trata de una de las cuatro víctimas del hecho perpetuado en una pensión del barrio porteño de Barracas. Pamela Fabiana Cobas falleció tan solo horas después del ataque y Roxana Figueroa murió el pasado jueves. Actualmente la única sobreviviente es Sofía Castro Riglos.

Las cuatro mujeres fueron atacadas por Fernando Barrientos, de 62 años, quien arrojó una bomba casera dentro de la habitación en la que convivían las dos parejas de mujeres en el hotel familiar de la calle Olavarría al 1600. La Federación Argentina LGBT+ aseguró que el hecho constituye "uno de los crímenes de odio más aberrantes de los últimos años".

La causa está a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°14. El hombre fue detenido y tenía lesiones generadas por una sierra que tenía en su poder y con la que la policía consideró que se había autolesionado. 

Franco Torchia, locutor y periodista especializado en diversidad sexual fue consultado por el programa radial  "Periodismo" sobre el caso y  sentenció que se trató de "un triple lesbicidio por Fernando Barrientos, un hombre de 60 y pico de años, que estaba viviendo en una pensión en Barracas y, según numerosos testimonios, hostigaba a cuatro mujeres que vivían juntas en una misma habitación. Ellas vivían hacinadas en condiciones de mucha dificultad y con muy pocos recursos. Muchos testimonios aseguran que además él pretendía tener sexo con algunas de ellas, o por lo menos con una de ellas".  

También reflexionó que el tema pasó a ser "una noticia mas robustecida" por los últimos acontecimientos, lo cual, motivo una cobertura masiva por parte de medios periodísticos pero se encuentra "agravado por la atmósfera ideológica en la que se encuentra la Argentina, e incluso agravado por el periodismo que prefiere por momentos, darle más espacio a discursos fuertemente homofóbicos, como fue en el caso de varios programas de radio, durante la semana pasada, con el biógrafo oficial del presidente de la Nación, en lugar de hacer un seguimiento como corresponde a una historia como esta". 

Trochia lamentó que la tercera víctima fatal, Sofía Amarante, era sobreviviente de la tragedia del 2004 en el boliche Republica Cromañón. "Las llamas de Cromañón no pudieron matarla pero sí la llama de Barrientos quien está hospitalizado porque luego él intentó autolesionarse después de haber prendido fuego ese cuarto, ahora está privado de su libertad, está en un hospital, a disposición de la justicia", aseveró en RADIO PROVINCIA.

"Fue un ataque atroz", calificó y si bien aclaró que los hechos de odio "no arrancaron el 10 de diciembre con el nuevo gobierno, sino que la diferencia es el marco desinstitucionalización es total, porque el INADI prácticamente cerró, esta violencia no está ministerializada y desde hace unos cuantos años sectores políticos muy afines al partido de gobierno actual vienen hostigando a la población LGBT en redes sociales, por ejemplo, de manera sistemática. Es un proceso que arranco hace tres años y somos objetos de este hostigamiento".

Y agregó que "ese es el guión del Gobierno Nacional, de verlo como un crimen más, como tantos otros crímenes", dijo sobre la actitud del vocero presidencial  Manuel Adorni  de negarse a definir el triple crimen de Barracas   y de calificarlo solo como "terrible" pero aclaró que "es injusto hablar solo de este episodio cuando la violencia es más abarcativa". 

También, el periodista remarcó que las palabras de un funcionario de Gobierno nacional hace que influyan en los discursos y hechos de odio hacia el colectivo. "Con esas palabras (Adorni) invito, oficialmente a que se cometan mayores crímenes contra una población que vive violentada. Invito a que se puede matar a un gay, a una lesbiana, a una mujer trans, a una existencia trans, a una persona no binaria, a una persona intersexual, etcétera, tranquilamente, porque eso no va a quedar tipificado para el gobierno como un crimen de odio".

"Insisto, esto es un episodio más de un proceso largo, tenemos que comprender que arrancó antes, sobre todo en redes sociales y estamos viendo  estos primeros resultados. Ese hombre que mata a tres lesbianas, que las incendia, que las quema, es un hombre que se vio habilitado a hacer eso en función de la estructura machista y en función de una sociedad lesbodiante, sin dudas se sintió habilitado, quizás desde el día que nació para hacer eso, la diferencia  es que hoy está triplemente habilitado. Lo habilitó Manuel Adorni, en una lectura clara de lo que el gobierno dijo a cualquier sujeto que tenga una intención semejante ,que si quiere lo haga, ellos lo van a repudiar porque hay que repudiar todo asesinato, pero no van a encargarse de ninguna manera de decir que un hombre mató a un gay, a una lesbiana o a una mujer trans, precisamente por su identidad de género, su expresión de género o su orientación sexual", remarcó. 

Escucha el audio: 

Te puede interesar
Lo más visto